sábado, 11 de diciembre de 2010

Series adolescentes - Física o química y La pecera de Eva

Hoy he terminado de ver la tercera temporada de Física o Química.

Más allá de que me podáis llamar quinceañero o cualquier otra cosa, sí, diez años después de haber salido del instituto me da por ver una serie de institutos.

- Me gustaba Nada es para siempre al principio, pero luego se volvió anodina. Además los personajes nunca me terminaron de encajar; Adrián, el gran protagonista, era demasiado... "perfecto". Parecía que pretendía ser un remedo de Íñigo, de ASDC.

- Me gustó Al salir de clase en su cuarta temporada, no me la perdía nunca (y el día que no iba a estar en casa, la programaba en el vídeo), aunque ya para la quinta perdí el interés. Las tramas estaban mucho más conseguidas que en NEPS, los personajes eran más complejos, y desde luego los personajes masculinos eran más atractivos, jajaja. Me encantaban Sergio y luego Jaime, y cuando años después repusieron las temporadas 2 y 3 por Telecinco Estrellas, me hice fan de Dani.

- Compañeros no se podía ver en casa por la hora en la que se emitía, aunque algún que otro capítulo grabé en vídeo para poder verlo luego. La verdad es que muchos de los personajes me caían bastante mal, me parecían feos o con cara de malos. Sin embargo Quimi fue uno de mis amores de juventud. Sólo de juventud, claro, porque lo veo ahora (y fuera de la serie) y no me llama nada la atención.

Y actualmente estoy enganchado a dos, La pecera de Eva y Física o química, muy diferentes entre sí.

- He de confesar que me aficioné a La pecera de Eva por comentarios de mi madre, que me dijo que saldría un chaval que seguro que me gustaba. Y ciertamente, Leo me encanta, no sólo el actor, sino también el personaje. Pero no es lo único que me gusta de la serie; me parece una producción muy interesante. Es de bajo coste, los capítulos son cortos, pero las tramas son intrigantes. Para los que no la conozcáis, Eva es psicóloga en un instituto, y es la protagonista, así que todas las historias son hilos de traumas de los alumnos (vale, salvo un par de ellas en donde la implicada es Eva). Y lo mejor es la manera que tiene Eva de tratar los problemas de los chavales. A veces he llegado a pensar que algún diálogo no era muy natural, hasta que leí en Internet que la serie no tiene diálogos escritos, sino que los guiones sólo contienen situaciones y los diálogos se improvisan. Así que esta serie tiene que parecerme GRANDE. Afortunadamente, está disponible online en la web de Telecinco.

- No sé por qué motivo, pero hace algo más de un año me aficioné a Física o química. Por aquel entonces, Antena 3 no tenía colgados los capítulos completos de las dos primeras temporadas, así que estuve viendo los resúmenes; lo que yo no sabía es que me estaba perdiendo MUCHO (condensaban 75 minutos en 30, menos de la mitad). Pero después de la segunda temporada, no sé por qué, me olvidé un poco de la serie. Hace poco, con el boom internáutico de "Me quemaría por dentro", me apeteció retomar la serie por donde la dejé, y en una semana he visto la tercera temporada completa (¡gracias, seriespepito!). Tiene un estilo muy Compañeros, en cuanto a estilo, duración y otros aspectos, pero personalmente me gusta mucho más. Los personajes son mucho más agradables (bueno, salvo Alma y algún otro). Y esta tercera temporada me ha cautivado del todo, sobre todo David.

No sé si empezaré a ver la cuarta, no sea que me pique mucho otra vez... jajaja.

2 comentarios:

Alfonso dijo...

No tengo tiempo para todo.. pero Física o química me gusta. Entretiene, pega de niños y niñas guapas, con poca ropa a veces para poner cachondo al personal que ve la serie, en plena fiebre adolescente, pero la serie está bien.
Me encanta Olimpia XD, me gustaría ser tan borde como ella.
La pecera de Eva no la he visto, pero supongo que tiene que ser buena, porque la actriz que lo hace, me encanta :)

Quique dijo...

La cuarta y quinta temporada son mucho peores que la tres primeras, pero la sexta ha retomado un poco el espíritu inicial. A mí el personaje de Alma me encanta, que risas me pego!