viernes, 30 de octubre de 2015

Pasivas que van de empotradores, según JPelirrojo

Me vais a perdonar por tratar hoy un tema mucho más mundano de los que suelo tratar últimamente por aquí.

Ayer por la mañana, ojeando Twitter, me encuentro que el famoso youtuber JPelirrojo (al cual solo conozco por haber estado en Los Juegos del Hambre con Elvisa, he de reconocer que no suelo ser muy de youtubers) se encuentra envuelto en una polémica por haber dado su opinión en contra del maquillaje.

No voy a entrar ni salir en eso del maquillaje. No he seguido el tema de cerca y, aunque opino que cada uno se ponga lo que quiera en la cara, tampoco creo que mi opinión esté tan bien fundamentada como para expresarla en ningún sitio. La cuestión es que uno de sus siguientes tuits fue este (enlace):
Personalmente, me parece una meada fuera del tiesto, no venía a cuento de nada, tampoco veo la relación entre este tema y el maquillaje. No sé si estaría buscando la polémica gratuita por medio de la ofensa fácil (como hacen otros youtubers, ¡hola, AuronPlay!) o estaba dando rienda suelta a su subconsciente.

Visto que hubo quien se ofendió por su tuit (lógicamente), respondió de una manera tan inocente como se ve a continuación (enlace):
Después de esto no ha hablado más de este tema. Solo ha respondido en la cuestión del maquillaje, quejándose de que la gente lo insulte y no le dé argumentos.

Te voy a dar argumentos, JPelirrojo. Vamos a ver cómo te explico qué hay de malo. Vamos por partes.

¿Nunca te has planteado por qué se dice pasiva? Si tienes tantos amigos gays y conoces tan bien la jerga del ambiente, ¿no te has dado cuenta nunca del tono con el que se dice que un hombre es pasiva? ¿Nunca te has dado cuenta de que no se utiliza ese tono para decir que alguno es activa? (Entre otras cosas, porque es muy raro oír activo en femenino).

Eso ya debería darte una idea, JPelirrojo. En el ambiente, con una frecuencia aplastante, describir a alguien como pasiva no es ningún cumplido. Al revés, casi siempre se usa para denostar a alguien. Como bien te indica @DaniVG96, es una expresión despectiva.

El mundo gay, por paradójico que pueda parecer, no está exento de los cánones patriarcales en los que hemos crecido todos. A pesar de lo mucho que podamos haber sufrido la exclusión en nuestra vida diaria, cuando nos encerramos en nuestros guetos de ambiente volvemos a reproducir los mismos patrones de conducta, los mismos valores morales. Y esos valores morales son los que nos dictan que ser activo es bueno, es un orgullo; ser pasivo es vergonzoso. Dicho así, parece demasiado simple, muchos te dirán que es falso, pero es un patrón que se repite demasiado a menudo. Sobre todo en ambientes de ciudades pequeñas.

Esto enlaza con el machismo preponderante en el mundo gay. Como has comprobado, el activo es activo, pero el pasivo es pasiva. En femenino, claro, porque tomar por el culo es un acto femenino, propio de mujeres. Y, por supuesto, los mismos gays que han hecho todo lo posible por no ser señalados como gays en su vida diaria para no ser marginados o excluidos, aplicarán esos comportamientos en el ambiente, así que todo lo femenino es deleznable y algo a evitar y despreciar, según esta perversa lógica.

No quiero desviarme en disquisiciones sociológicas. Simplemente hacerte ver que el simple hecho de que digas pasiva en vez de pasivo ya está dejando ver un cierto tufo a machismo.

Y hablando de machismo, volvemos a tu tuit original. Pasivas que van de empotradores. Parémonos a pensar qué significa.

Diciendo pasivas ya te has enmarcado en unas ciertas normas morales que te he comentado antes. Pero bueno, te quejas de las pasivas que van de empotradores (bonita manera de denominar a los activos; nótese el tono positivo de empotrador frente al negativo de pasiva).

Dado que, hasta donde sé, no eres gay, doy por hecho que no vas a las webs o a las discotecas buscando sexo y no vas preguntando a los hombres qué posición toman a la hora del acto sexual, como sí hacemos los gays cuando buscamos rollo. Y si no has ido preguntando estas cosas, entiendo que tu frase tiene mucho que ver con el comportamiento de cada uno.

Te he preguntado por Twitter pero no has respondido, me gustaría saber si por ser pasiva tengo que tener un comportamiento determinado, y me gustaría saber cuál es. No me gustaría estar comportándome como un empotrador y, por lo tanto, llevándote a confusión. A ti y a todos los que no os gustan las pasivas que van de empotradores.

Porque resulta que sí, soy pasivo, y desde que empecé a salir por el ambiente he estado viviendo todo este estigma que los pasivos arrastramos por culpa del machismo. Sé mejor que nadie lo que es que me consideren menos hombre (y por tanto menos digno, siguiendo su lógica, que no la mía) solo porque prefiero recibir antes que dar. Así que me gustaría saber si estoy cumpliendo correctamente con mi papel.

Al final de todo, y en resumen, creo que te equivocas, JPelirrojo, con esos juicios que nos haces. Encorsetarnos en un determinado rol de comportamiento solo por nuestro género o nuestra preferencia sexual es algo que deberíamos haber superado ya. Así que, por favor, piensa sobre este tema y antes de llamarnos pasivas (con tan poco acierto) o de decir de qué tenemos que ir, párate a pensar que a lo mejor no lo hacemos por confundir a nadie, sino porque realmente cada uno es como es y le gusta lo que le gusta. Y, desde luego, no creo que deba preocuparte.

lunes, 12 de enero de 2015

Ustedes se vais

RESUMEN RÁPIDO: Mucha gente llega a mi blog buscando saber si «se vais» es correcto. Pongo aquí una respuesta rápida: en registros familiares y coloquiales, cuando hay confianza entre hablante y oyente, es totalmente aceptable y es una solución genuina del oeste de Andalucía (Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga). En situaciones formales no está totalmente aceptado, así que se prefiere decir «se van» u «os vais», que además coinciden con las que usan en el resto del idioma. Dicho esto, os dejo con el texto que había aquí originalmente, donde se aporta un razonamiento más profundo sobre esto. Un saludo.
____________________________________

El apunte de hoy es, de nuevo, lingüístico y referido al andaluz.

El otro día fui testigo de cierta discusión en Twitter. Existe una cuenta que se dedica exclusivamente a criticar a Álvaro Ojeda, personaje cibernético (no conozco expresión que lo describa mejor) que se ha hecho famoso recientemente a raíz de un par de vídeos donde despotrica de todo y contra todo.

En fin, la cuestión es que esta cuenta crítica (@DislikeMOjeda) envió un tuit bastante desafortunado en mi opinión:



Posteriormente, ante respuestas argumentando que ese uso estaba suficientemente extendido para considerarse norma, @DislikeMOjeda aseguraba que solo se trataba de realidad percibida, es decir, que no era más que una impresión.


(Si la realidad no es más que la realidad percibida y por tanto la percepción no es una manera válida de experimentar la realidad, ¿la norma de dónde viene? ¿Ha sido otorgada de un poder divino? En fin, no me detendré en eso).

Vamos poco a poco a demostrar por qué no está en lo cierto.

Para empezar, podríamos afirmar que «no saber hablar» es una raya en el agua; existe gente que no sabe hablar, pero sólo podemos asegurar que sea así en personas que de verdad están física o psíquicamente impedidas. Por lo demás, si alguien habla es porque sabe. Las lenguas son instrumentos hechos para la comunicación y, si ciertas estructuras son compartidas por un grupo de hablantes que las utilizan para comunicarse entre sí, las entienden y las aceptan, forman una regla gramatical. Todo esto independientemente de lo que digan los gramáticos que luego intenten generalizar estas reglas en otras o agruparlas con las de otros dialectos o hablas. Así que no, por mucho que me disguste el señor Ojeda, sí, sí sabe hablar (ojo: no hablo de que tenga buena dialéctica o de que sepa argumentar —que no sabe—. Simplemente afirmo que sabe hilar palabras para construir frases con significado).

Por otro lado, nuestro querido tuitero afirma que decir se vais no es de andaluz. Acudamos a bibliografía.

La Asociación de Academias de la Lengua Española en su Nueva gramática de la lengua española (2010), la más completa que he visto hasta ahora, indica lo siguiente (§16.2.1a):

Se considera incorrecta la concordancia del pronombre usted / ustedes con la segunda persona del verbo. Se registra esta concordancia, como en Ustedes vais, en el occidente de Andalucía (España).

Con esta frase la Academia reconoce que decir ustedes en lugar de vosotros con el verbo conjugado en segunda persona es un rasgo del occidente andaluz. Lo considera incorrecto (lo cual no me sorprende nada, sabiendo la fobia a los rasgos andaluces que tiene la Academia), pero da fe de que existe y es propio de aquí.

Aun así, el tema que tratábamos era el uso de se vais, es decir, un pronombre átono de tercera persona con un verbo en segunda. Para ese caso, la Academia añade en el §16.7.1i:

El pronombre vos dirigido a varias personas acabó siendo sustituido por vosotros / vosotras, hoy constituido en el tratamiento de confianza que corresponde en plural al trato de . No se consolidó, sin embargo, vosotros en América ni en algunas zonas de España (la mayor parte de Canarias y Andalucía occidental), donde se usa ustedes en el trato de confianza y en el de respeto. La pérdida de uso de vosotros llevó consigo la de os y la de vuestro / vuestra.

Es decir, que los andaluces occidentales perdimos os al perder vosotros (aunque en muchos casos os se ha reintroducido, sobre todo en las zonas urbanas, donde el uso autóctono de ustedes está, desgraciadamente, en retroceso en favor de vosotros), aun cuando mantuvimos el uso del verbo en segunda persona del plural.

Si no nos basta con esta información de la Academia, Rafael Lapesa en su Historia de la lengua española (1981) nos da esta información:

En la Andalucía occidental, Córdoba desde el Guadalquivir al Sur, Alcaudete en Jaén y Algarinejo en Granada, ustedes lleva formas verbales de tercera persona sólo en el uso culto o distinguido (ustedes van, ustedes se sientan); en el habla popular se une a formas de segunda persona (ustedes vais, ustedes os sentáis), pero en el perfecto simple son generales ustedes fueron, ustedes se vinieron. La forma pronominal átona os es sustituida por se en el andaluz popular occidental, por sus en el oriental y por sos en los Pedroches y algunos puntos del Oeste. El arcaísmo vos queda en el Noroeste y Suroeste de Huelva y en focos aislados del Norte de Sevilla y Córdoba.

Queda claro, pues, que ustedes se vais es un rasgo andaluz occidental ampliamente atestiguado en la bibliografía.

Ya argumenté antes por qué no es correcto decir que alguien no sabe hablar. Seguramente, muchos asegurarán que construcciones como la que nos ocupa en este artículo no son propias de alguien que «sabe hablar correctamente». Aquí vuelvo a diferir; sobre todo, porque la corrección depende de los criterios que se sigan. ¿Quién nos dice qué es correcto y qué no lo es a la hora de hablar?

La respuesta de la mayoría será: la Academia. Ya hemos visto antes que la Academia considera incorrecto este uso que, sin embargo, describe como propio de Andalucía occidental. Si seguimos ojeando el manual de gramática del cual extraje el párrafo de más arriba, veremos que la gran mayoría de los usos, digamos, «no literarios» aparecen como no recomendados, pero no como incorrectos, a diferencia de este. Por otro lado, veremos que sí se consideran correctos usos que a los andaluces nos pueden llegar a parecer anómalos o agramaticales como el leísmo de persona («ayer le vi y le saludé»). Todo esto, por supuesto, originado por el prestigio del dialecto castellano del cual salen estos rasgos aceptados y, por otro lado, la falta de prestigio de los dialectos andaluces que provoca que sus rasgos no sean considerados aceptables para la lengua formal por parte de este organismo.

Sin embargo, recuerdo aquí que la Academia no puede hacer más que describir la lengua y, si acaso, regular el uso del idioma que se utiliza en el sistema educativo, pero no puede decidir qué es correcto y qué no porque no le corresponde: eso es algo que hacen los usuarios de la lengua, sus hablantes, cada día. Voy con otro ejemplo: oímos frecuentemente que algún cargo directivo «ha sido cesado». No nos extraña, de hecho es muy probable que lo digamos así. La Academia, sin embargo, rechaza este uso (aplastantemente mayoritario) y asegura que las personas cesan por sí mismas, no pueden ser cesadas (y en ese caso habría que decir que ha sido destituido). ¿Quién creéis que tiene razón? ¿Millones de hablantes o un órgano regulador que intenta poner puertas al campo?

Por todo esto, considero que decir se vais no solo es un rasgo andaluz occidental sino, además, plenamente válido -desde luego, para muchos hablantes-, al menos en la lengua coloquial. Mal que me pese, porque no soporto a Álvaro Ojeda; pero centrémonos en criticar el contenido de sus palabras, y no su gramática, porque si lo hacemos, no solo fallaremos estrepitosamente sino que, además, quedaremos de pedantes y de clasistas (como él).

Información adicional, para el friki al que le interese. ¿Sabías que ese cambio de os vais por se vais no es exclusivo del andaluz occidental? En otra lengua románica vecina, el valenciano/catalán, ocurre de una manera parecida. En esa misma oración, donde la normativa formal prescribe us/vos n’aneu, la mayoría de los hablantes valencianos dirán se n’aneu. El cambio de vosotros por ustedes no se da en valenciano, pero sí en portugués, donde vós actualmente está en desuso salvo en algunas zonas rurales de Portugal y la lengua estándar solo utiliza vocês. Ya veis que los andaluces ni somos tan raros, ni tan incultos.