martes, 3 de marzo de 2009

Canciones especiales (II): Ella baila sola

Estoy redescubriendo (sí, siempre estoy redescubriendo artistas) a un grupo que me marcó en mi adolescencia. Al principio no me gustaban pero mi hermana consiguió que les cogiera el punto, y finalmente me encantaron.

Este grupo estaba compuesto por dos chicas madrileñas, y se llamaban Ella Baila Sola.

Marta y Marilia eran dos chicas de veintipocos años que sacaron su primer disco en 1996 y dos más en años posteriores. De estilo un tanto perroflauta pero sin rayar en el cutrerío, sus canciones no aburren como el 99% de los cantautores y sin embargo sus letras incluían agresivas protestas (al menos en el primer disco; los posteriores eran más pastelosillos).

Si algo me encantaba de ellas no era sólo su música (que también me gustaba), sino sobre todo sus letras. Muy reales, y a veces, crudas. Con las que puedes identificarte en cualquier momento de tu vida.

No tengo nada que esconder, que lo que soy lo grito al viento
No precisamente, porque les encantaba jugar con la ambigüedad. Siempre he tenido claro (y mi hermana también) que Marta y Marilia eran pareja. Nunca lo dijeron claramente, pero si leías entre líneas lo veías, como por ejemplo, en una entrevista para el Club Disney en la que dijeron que "nunca se separaban la una de la otra". Una letra en la que me parece muy clara la alusión a la represión de la condición sexual es Junta los dedos, del segundo disco:
Te has empeñado en cambiar lo que quieres,
has aprendido a tapar lo que sientes,
que por no ver, ya no ves a tu lado,
ni oyes tu voz, ni tu sed,
ni tus manos se alargan para pedir algo
Ya en 2006 puse en este blog la letra completa de Entra, una canción que me encanta, es de mis favoritas de ellas y diría que de mis canciones favoritas de todos los tiempos; es todo un canto a la confianza y a la superación:
Dices que así no estás bien, pero no cambias nada,
dices que puedes hacer pero ni empiezas, ni acabas. [...]
¿Qué día no salió el sol, qué día no despertaste?
Recuerda cuando creíste perderte y te encontraste.
Sus letras para cualquier momento me marcaron mucho en la adolescencia, en la que cualquier cosa que te digan puede herirte y hacerte pasarlo mal, en la que no sabes relativizar e ignorar los comentarios ajenos:
Que todos sigan mientras yo miro,
que todos bailen, y si me decido,
bailaré yo sola, pero a mi ritmo.
Podría alargarme y hablar de lo que significan para mí todas sus canciones, pero no quiero perder la poca audiencia de mi blog. Así que cerraré con alguna otra estrofa genial, de tantas que tienen:
Que se cierren los paraguas mientras yo me mojo el pelo,
no me importa lo que digan de mí.
He pasado a lápiz las frases seguras,
conocerte ha sido nacer.
He dejado de mentir,
me he metido en el papel de quererte y no quiero salir.
Y dejar atrás todo lo que no me deja seguir o no llegar.
Y dejar atrás todo lo que no me deja ser feliz.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jaja,se lo voy a contar a mi primo que ha sido novio de Marta,por cierto, Marta se ha casado.. sera bisex..

loqu dijo...

pues cuéntaselo, tampoco creo que sea tan importante lo que piense yo, que sólo soy una persona aleatoria de la red.
Felicidades por Marta, espero que sea feliz.

ElAzulDeLCielo dijo...

vaya, yo creia recordar que no te gustaban nada... no se si será por que cuando nos tratabamos mas aún no te gustaban, o por aquello que decias que eran pareja xD
Que melona era en aquella epoca, menos mal que se me pasó jajajaja
probablemente llevaras razón, y si no.. pues hubiera estado bien ^^

loqu dijo...

es que creo que por aquel entonces no me gustaban, pero cuando sacaron el segundo disco me aficioné a ellas gracias a mi hermana, jajaja. A melón te ganaba yo de todos modos. XD